Al hacer entrenamiento un elemento muy importante es nuestro aguante cardiovascular, ya que esta es la capacidad para mantener la frecuencia cardiaca y respiratoria, en otras palabras podrás realizar una actividad deportiva durante un lapso de tiempo mayor. E

Si quieres mejorar tu resistencia cardiovascular, aquí tienes una lista de ejercicios de utilidad, aunque no lo creas mucho de ellos no exigen un gran esfuerzo físico, ya que el objetivo de los mismos es desgastarte de forma lenta para así mejorar la resistencia a largo plazo.

Caminar rápido

Si deseas mejorar tu resistencia, te recomendamos que camines de forma rápida, haz una ruta en tu comunidad, hazla cada mañana, no importa el tiempo que tardes, sino que te extiendas un poco más cada día. Esta actividad no es la que exige mayor esfuerzo físico, pero sí permite que tu salud se encuentre en un estado óptimo además de ayudar a mejorar tu resistencia.

Bailar

Aunque no lo creas, bailar es uno de los mejores ejercicios para tu resistencia cardiovascular, eso sí, hay algunos tipos de danza que son más efectivos, la salsa, hip hop, zumba, tango, son aquellos que requieren un mayor esfuerzo, por ende se traduce en más desgaste. Así que una rutina de 30 minutos ayudará a que tengas una mejor resistencia en otras actividades deportivas.

Ciclismo

Esta es una técnica excepcional para mejorar tu resistencia, eso sí, debes considerar algunas variables. Si no tienes una bicicleta en tu hogar, puedes usar las del gimnasio, el objetivo es que logres alcanzar la velocidad más alta posible, y trata de mantenerla lo más que puedas, esto implica que tu ritmo cardiaco aumente, tu cuerpo empieza a pedir más oxígeno y energía.

En el caso de rutas de ciclismo, el objetivo sigue siendo el mismo, ir rápido, ya que se logra el mismo efecto, pero te recomendamos que hagas recorridos largos y constantes en vez de cortos y rápidos. El esfuerzo a la larga es mayor, por ende ganarás más resistencia.

Correr

Correr es otro de los ejercicios para mejorar la resistencia, aquí te recomendamos que lo hagas de manera pausada, cada día o jornada decidas aumentar tu sesión 5 minutos más, logrando una mayor velocidad. Tu cuerpo se irá acostumbrando al gasto de energía. Recuerda que el plan para tener unA resistencia óptima es ir escalando pequeñas metas.

Entrenamientos de fuerza

Flexiones, sentadillas, abdominales, todo ese tipo de ejercicios son excelentes para mejorar tu resistencia cardiovascular. Claro está, el objetivo de esta técnica es ir aumentando el número de repeticiones por cada sesión, es decir, si un día hiciste veinte, la mañana siguiente harás veinticinco. Debes tener mucho cuidado con la postura, ya que así evitarás lesiones.

Saltar la cuerda

Si estás interesando en mejorar tu resistencia de una forma inmediata, nuestro consejo es que saltes la cuerda, aunque no es el ejercicio más sencillo, ya que requiere una excelente coordinación. Sin embargo, te aseguramos que de cara al futuro lograrás los objetivos deseados.

Lo primero es que logres hacer la actividad con algo de velocidad, una vez tengas la capacidad te marques un tiempo, ya sea diez o quince minutos.

Nadar

La natación es de uno de los ejercicios más completos en general, ya que involucra un gran grupo de músculos, sin dejar de lado que quema muchísimas calorías. Si deseas mejorar tu resistencia cardiovascular con este método, te recomendamos que nades de 50 a 100 metros de forma seguida, tomando así unos periodos de descanso cada vez que alcances la meta. A medida que sientas que el esfuerzo realizado no es tan agobiante, aumenta la distancia.

Subir escaleras

Aunque no lo creas, subir escaleras es una actividad excelente para mejorar tu resistencia, ya que al realizar dicha acción de forma rápida mejora tu sistema cardiovascular, además de que desarrollas fuerza y potencia en tus piernas, al mismo tiempo que las tonificas. Así que en caso de que vivas en un edificio, te recomendamos que empieces en planta baja hasta llegar al último piso, notarás una mejoría en tu resistencia con el paso de las semanas.

Deportes

Busca actividades deportivas que exijan correr rápido, que obliguen alguna parada, por ejemplo tienes el fútbol, baloncesto, tenis, balonmano, entre otros. Dichas prácticas tienen momentos de alto estrés que fuerzan al jugador a necesitar un sistema cardiovascular eficiente para mantenerse a la par de sus rivales. Esto sin dejar de lado que cualquier disciplina a largo plazo mejora tu condición de salud.

La cinta de correr

Si tienes la ventaja de contar con una en casa, es tu aliado por excelencia con el fin de realizar ejercicios para mejorar la resistencia, ya que la misma tiene la capacidad de ajustar la intensidad de entrenamiento, además cuenta con virtudes adicionales como medidores de frecuencia cardiaca o calorías quemadas. Recuerda que la base de estas prácticas es ir ajustando la dificultad para que tu organismo se adapte a los cambios.