hiit-en-cinta

El entrenamiento HIIT es una de las mejores formas en las que puedes ejercitarte y perder peso en poco tiempo. Existen muchas máquinas para llevar a cabo esta actividad, sin embargo, una de las más importantes y reconocidas es la cinta de correr, y es que, además de ser muy sencilla de utilizar también puedes obtener excelentes resultados en un periodo de tiempo corto.

La cinta de correr es una de las máquinas más utilizadas en los gimnasios, pero, también la puedes tener en la comodidad de tu casa, porque su tamaño te permite adaptarla en cualquier habitación. Y, lo mejor es que, si combinas este entrenamiento con una buena alimentación, los resultados que vas a obtener serán increíbles. Te contamos porque debes hacer entrenamiento de alta intensidad.

¿Cómo debe ser la rutina HITT en cinta de correr?

Lo primero que debes saber es que para que una rutina en cinta correr esté completa debe incluir diversos intervalos en los cuales tienes un periodo de tiempo para descansar entre cada uno de los ejercicios.

Un aspecto muy importante es que debes comenzar con una velocidad que soportes, incluso puede ser solo caminando y poco a poco ir aumentando la intensidad de acuerdo a tus capacidades.

Cuando estas comenzando a practicar este tipo de rutina, debes saber que el esfuerzo que realices no debe ser muy intenso, pero tampoco ser suave, tienes que encontrar un equilibro en el que tu cuerpo cada día necesite de más intensidad.

Después que comienzas caminando puedes continuar aumentando 1 kilómetro por hora, hasta alcanzar una carrera de 6 km/ hora durante un minuto y 60 segundos de descanso, por ejemplo, o incluso más si tu cuerpo lo soporta.

Teniendo en cuenta esto, también es importante que el entrenamiento se combine con ejercicios de fuerza, en los que la cinta de correr funciona perfectamente, y a continuación te dejamos algunos ejemplos.

Caminata con inclinación

Es una de las rutinas que se recomienda si quieres perder calorías, consiste en darle una pequeña inclinación a la cinta de correr, y aumentar un poco su velocidad, pero sin que esta sea muy intensa, por un tiempo de un minuto.

Muchas personas también lo consideran como un calentamiento, entonces es importante que, otros músculos del cuerpo realicen movimientos al mismo tiempo que caminas.

Caminata con una inclinación más intensa

Ahora, teniendo en cuenta la misma rutina anterior, lo que debes hacer es aumentar un poco la inclinación de la cinta, y también la velocidad. Lo importante de esto es que puedas soportar el ejercicio durante un minuto sin estar agarrados de las barandas de seguridad. Recuerda que, debes mantener tus brazos en movimiento al mismo tiempo que realizas la caminata.

Caminata suave en combinación de patadas

Lo primero que debes hacer en la cinta de correr, es ajustar la velocidad para que esta sea muy lenta y te permita hacer las patadas traseras sin ningún problema.

Para esta rutina debes tener mucho cuidado en que la velocidad sea la correcta, y así, evitar que se genere cualquier accidente. Para esto también es recomendable agarrarse de las barandas de seguridad.

Zancadas con caminata

La velocidad e inclinación de la cinta de correr debe ajustarse hasta que te permita realizar zancadas y combinar una caminata sobre la máquina. Recuerda que, las rodillas deben estar colocadas en el suelo durante aproximadamente un minuto, para evitar que se genere un accidente lo que debes hacer es sostenerte de las barandas.