Uno de los principales objetivos al comenzar a realizar ejercicios es obviamente quemar calorías, pero, también tener un abdomen marcado y con mucha firmeza. Para lograr esto, debes hacer una combinación de ejercicios que se enfoquen en trabajar la parte central de tu tronco, y es que, no solamente existen los abdominales tradicionales.

Las patadas de tijeras son ejercicios que funcionan perfectamente para fortalecer tu abdomen, y además también ejercitas un poco la parte posterior de tus piernas.

Para muchos puede ser un ejercicio muy sencillo, sin embargo, en el caso de que estés comenzando en este mundo, es muy importante que consultes a un especialista y te informes muy bien de todos los movimientos que vas a realizar, para evitar una posible lesión o daño en tus músculos.

Lo mejor de todo es que, puedes hacer este ejercicio durante tu entrenamiento de abdomen, cuando te levantas, o en cualquier momento del día que lo desees, sin tener que cumplir con una rutina agotadora, porque además de fortalecer tu abdomen, también ayuda a reducir el dolor de tu espalda y mejorar el equilibrio. Solo debes asegurarte de calentar antes de comenzar para que no se produzca ninguna lesión.

¿Cómo hacer las patadas de tijera?

Hacer la patada de tijera es más sencillo de lo que crees, sin embargo, debes asegurarte de seguir todas las instrucciones que te dejamos:

Sin embargo, a medida que adquieres más resistencia las repeticiones pueden variar, o también el tiempo de duración, pero es un cambio que debes ir haciendo progresivamente.

¿Qué precauciones debo tener?

Lo primero que debes tener en cuenta es que, como se trata de un ejercicio en donde necesitas variar la intensidad, y generalmente se realiza en entrenamientos con pilates o clases de cardio, el calentamiento no se puede olvidar.

Asegúrate de realizar un calentamiento mínimo de 5 minutos, en donde puedas lograr la activación de todos los músculos que se ejercitan con la patada de tijera, o incluso algunos más.

En caso de que seas principiante y aún tu resistencia no es muy buena, tienes la opción de colocarte en la misma posición, pero sin elevar tan alto las piernas. A medida que tu cuerpo se acostumbra, puedes ir subiéndolas un poco más.

Recuerda que, lo ideal es tener una posición cómoda, porque esto también influye en la duración del ejercicio.