spinning-embarazo

Si eres una persona muy activa, que acudes a los gimnasios a practicar ejercicios y has quedado en estado de gestación, no debes preocuparte, ya que no necesariamente tienes que entrar en modo pasiva. Hacer Spinning durante el embarazo, uno de los ejercicios más destacadas y recomendados para las mujeres durante esta etapa.

¿Se puede hacer Spinning durante el embarazo?

Generalmente son muchas las mujeres que les gusta realizar rutinas de ejercicios, sin embargo, cuando llegan a estar en estado de gestación es cuando se presentan algunas interrogantes como ¿Es posible hacer ejercicios estando embarazada? ¿Se puede hacer el Spinning durante el embarazo? ¿El  Spinning durante el embarazo tiene algún tipo de riesgo?

Para que estés mucho más tranquila te vamos a responder cada una de estas interrogantes. Lo primero que te podemos responder es que las mujeres embarazadas pueden realizar ejercicios, claro está, que no todos, ya que los médicos recomiendan que las mujeres en estado de gestación realicen ejercicios que no exijan demasiada intensidad para su cuerpo.

Un buen ejemplo de ejercicio, es el Spinning, el cual consiste en montarse en una bicicleta estática y comenzar a andar en ella. Por lo que vamos a tu segunda interrogante ¿Se puede hacer el  Spinning durante el embarazo?

El realizar spinning durante el embarazo es una de las interrogantes más frecuentes entre las mujeres embarazadas como te lo mencionamos anteriormente. El ejercicio durante los meses de embarazo es de gran beneficio tanto para la salud de la madre como la del bebé. Sin embargo, deberá ser llevado a cabo con algunas precauciones y bajo determinadas recomendaciones a nivel profesional.

Spinning o también conocido como indoor suele ser uno de los ejercicios más practicados actualmente, por lo general en los gimnasios o en las salas fitness. Por lo habitual, es realizado a modo de activación, es decir, para calentamiento en diferentes rutinas. No obstante, también llega a funcionar como un ejercicio totalmente independiente.

El spinnings es caracterizado por ser un trabajo cardiovascular, dentro del cual es posible ejercitar lo que es la resistencia anaeróbica y la aeróbica. En este tipo de actividad, los ejes esenciales son los cambios de ritmo y de intensidad.

No obstante, en el transcurso de la gestación se suele hacer difícil poder llevar a cabo este tipo de prácticas de una forma normal, pero no tienes que preocuparte ya que lo puedes hacer con ciertos tipos de adaptaciones importantísimas.

Consejos para hacer el Spinning durante el embarazo

En el periodo de gestación, es de suma importancia que tengas en cuenta algunos consejos para que puedas hacer tranquilamente este tipo de deporte y de forma segura. De esta manera, no te estarás poniendo en peligro ni tampoco a tu bebé.

Debes mantener tus pulsaciones bajo control

Una herramienta imprescindible es el pulsómetro, el cual se tiene que convertir en tu mejor aliado durante estos momentos de gestación y ejercicios. Claro está que en la actualidad una gran cantidad de máquinas poseen este tipo de herramienta incorporada, y no será necesario que tengas que tener uno adicional.

Al realizar actividad física, asegúrate siempre de que tus pulsaciones no pasen de 140 / minuto. Si lo hacen, debes parar o simplemente bajar el ritmo.

En caso de no tener pulsómetro a la mano, tu voz también puede ser tu gran aliado en este aspecto. Solo tienes que intentar hablar; si no consigues hablar entre tanto que te encuentras realizando el ejercicio, entonces la actividad se está volviendo algo intensa y tienes que bajar tu ritmo, o descansar un momento. 

La hidratación es esencial durante el ejercicio

No importa si vas a tener que ir en varias ocasiones al baño, la hidratación es algo fundamental en el transcurso de la práctica del Spinning durante el embarazo. Bebe mucha agua, tanto durante como también después de hacer el ejercicio, y, al finalizar, no olvides comer algo que te dé energía con el fin de evitar las bajadas de tensión y de azúcar. En este aspecto, los frutos secos pueden ser una buena opción.

Tienes que cuidar la ventilación

El lugar en el que practicas deporte es importante. En caso de que sea un espacio cerrado, como tu propio hogar o el gimnasio, asegúrate en todo momento de que cuentas con una buena ventilación y de que las temperaturas no son demasiado elevadas, evitando, a la vez, las corrientes de aire frío directas.

Debes marcar tu propio ritmo de ejercicio por tu bienestar

Es importante que te marques tu propio ritmo, por lo que no debes sentir vergüenza o pena. El proceso de gestación no es algo que puedas llegar a comparar con las rutinas de otras personas, inclusive si se encuentran igualmente embarazadas.

Ten en cuenta que no todos tenemos los mismos ritmos y que lo que hacen otras mamás no tiene por qué ser la mejor opción para ti también. Tu capacidad física y tu resistencia no tienen que ser iguales a las del resto y en este momento lo más importante es tu propio bienestar y el de tu bebé.

Si te notas cansada al realizar ejercicio, te falta el aire o incluso llega a dolerte o a empezar a notar contracciones, debes detenerte. Lo más recomendable en estos casos es consultar con tu médico si es recomendable que sigas realizando deporte o no.

Usa la vestimenta correcta para el tipo de actividad física que realizas

Es muy importante que utilices  ropa adecuada al momento de ejercitarte, la cual sea cómoda y holgada. Además, el calzado debe ser el adecuado para evitar lesiones, ampollas y roces.