Mostrando los 4 resultados

Bancos de Musculación

 

Si quieres completar tu gimnasio en casa con un aparato multifuncional que te permita realizar varios ejercicios y entrenar distintas partes del cuerpo, el banco de musculación es lo que necesitas. Te ofrecemos el mejor banco de musculación para ti.

Beneficios de comprar un banco de musculación

Son muchas las razones por las cuales comprar un banco de musculación mejorará no solo tu gym en casa sino tu rutina de ejercicios. Estos prácticos aparatos son una gran herramienta que completará lo que te falta para tener el entrenamiento perfecto y aquí te dejamos alguna de sus ventajas:

  • Comprar un banco de musculación ahorrará mucho espacio en tu casa ya que en él puedes realizar diferentes ejercicios qué harías en otras máquinas utilizando el mismo espacio para diferentes tipos de entrenamiento.
  • Economía. Al comprar un banco de musculación no solo ahorras espacio sino dinero, ya que no tendrás que hacer gastos innecesarios en pagar un gimnasio ni comprar muchas máquinas, gracias a su practicidad y versatilidad.
  • Protege tu postura. Una de las principales funciones del banco es protege tu postura mientras entrenas. Al comprar un banco de musculación, previenes lesiones en ejercicios específicos, como el levantamiento en press por ejemplo.
  • Fortalece distintas partes del cuerpo a través de diferentes ejercicios apoyándote en el banco y además posee un diseño ergonómico enfocado en el tipo de entrenamiento que desees.

¿Cuál banco de musculación debo escoger?

Como puedes ver, son muchas las ventajas que obtienes al comprar un banco de musculación, ahora bien ¿Cuál es el banco de musculación que más te conviene? Esta respuesta dependerá del tipo de entrenamiento que desees realizar, ya que entre los bancos que existen, algunos están enfocados en áreas del cuerpo en específico.

Si quieres ahorrar espacio y deseas un banco de musculación más versátil con el que puedas realizar varios tipos de ejercicios te convendrá comprar un banco de musculación plano o uno ajustable. Este permite adaptar la postura según el tipo de ejercicio, protegiéndote de igual forma de lesiones y ayudándote a hacer ejercicios en diferentes partes del cuerpo.

Si, por el contrario, tu objetivo con el banco es trabajar el tren superior y brazos, un banco Scott o un banco de musculación para Crunch es el más adecuado para ti.

El nivel de entrenamiento y la resistencia también son importantes a considerar cuando vas a elegir el mejor banco de musculación para ti. Por eso, si ya eres un profesional o tus entrenamientos son un poco más fuertes, te recomendamos comprar un banco de musculación olímpico plano o declinado, que te ayudará a obtener resultados mucho más notables.

Consejos  que debes saber antes de comprar

Antes de decidirte por un banco de musculación es importante que consideres varios aspectos importantes para que puedas elegir cual es el perfecto para ti. En esta sección te damos algunos consejos para tu compra:

  1. Considera que tipo de banco necesitas. Tomando en cuenta tu nivel de resistencia y el tipo de entrenamiento que realizas, recuerda que no todos los bancos son generales y que algunos se enfocan más en ciertas partes del cuerpo, antes de comprar revisa cual es el mejor banco para ti.
  2. Confort para realizar los ejercicios. Este factor es importante, ya que uno de los objetivos del banco es protegerte de malas posturas y lesiones. La ergonomía del banco permitirá que realices los ejercicios de forma cómoda y segura.
  3. La calidad y firmeza de la estructura. Esto te garantizará que el banco tenga una mayor vida útil y que no se deteriorará tan fácilmente.
  4. Considera el espacio en casa. Tener un banco de musculación ahorrará más espacio, ya que puedes ejercitar varias partes de tu cuerpo con él, pero debes tener en cuenta que el espacio donde lo tendrás ubicado sea suficientemente cómodo para tu entrenamiento.
  5. Ten en cuenta tu presupuesto, ya que partiendo de allí podrás elegir un banco que se adapte tanto a tus necesidades físicas, tu entrenamiento y tus posibilidades económicas, sin dejar a un lado la calidad.