¿Cuándo intentas hacer las flexiones te cuesta demasiado? No empieces a creer que eres incapaz de lograrlo, solo necesitas empezar a entrenar tu cuerpo para que puedas iniciar con rutinas de lagartijas y poder hacerlo mejor progresivamente. Te aseguramos que con disciplina y constancia podrás hacer flexiones, lagartijas o push-ups como nunca pensaste.

En este artículo, te vamos a dar una serie de consejos que te van a ayudar a poder hacer las flexiones de forma correcta y te permitirán una buena iniciación en estos ejercicios.

Coloca las manos en la posición correcta

En el momento que vas a hacer las flexiones, debes colocar las manos justo debajo de los hombros con tus dedos índices en dirección al frente. Para que tengas una muy buena estabilidad es necesario que tengas las manos bien firmes en el suelo, intentando rotar los codos hacia afuera.

Pasos para iniciar rutinas de flexiones

Cuando quieres adentrarte en el mundo de los ejercicios con flexiones, es necesario que sigas unos pasos que te van a ayudar para la preparación.

Prepárate con planchas

Lo primero que debes hacer para iniciar las flexiones con mejor resistencia, es hacer una plancha elevada con la que te mantengas en la posición correcta por al menos 30 segundos o más. Es recomendable que hagas esto antes de empezar a hacer tus rutinas de flexiones para que puedas tener una mayor resistencia.

Continúa con flexiones inclinadas

El siguiente paso para que puedas hacer la iniciación a la rutina de flexiones es hacer flexiones inclinadas, esta es la mejor forma de practicar antes de empezar con la rutina.

Una flexión inclinada es una variante de la flexión normal en la que el torso se posiciona de con más elevación a los pies, de esta manera empiezas a trabajar los músculos del tren superior y practicas la estabilidad.

Esto lo puedes hacer con la ayuda de algún escalón o mueble no tan alto con el que puedas tener la elevación necesaria. Algunas personas inician con las flexiones en la pared, con la que pueden empezar a tener un control de su peso y aprenden a colocar la posición de las manos correctamente.

Inicia la rutina de flexiones

Luego de que hayas hecho la preparación con las planchas y las flexiones inclinadas, puedes empezar a estructurar tu rutina de flexiones. Te recomendamos probar inclinaciones variadas para acondicionar tu cuerpo. Cuando te sientas preparado, intenta lo siguiente:

  1. Empieza haciendo las repeticiones que puedas, manteniendo siempre un mismo ritmo y cuando no puedas más descansa 2 minutos y haz dos repeticiones más de la cantidad que lograste. Puedes iniciar con esto al menos 3 veces a la semana.
  2. Trabaja de esa manera en la que empezaste hasta que puedas hacer mínimo 3 series de 10 flexiones, manteniendo un buen ritmo en cada una y sin bajar el abdomen o el pecho hacia el piso, sin levantar los glúteos y sin ceder los codos.
  3. Repite este mismo proceso es superficies no tan elevadas hasta que lo puedas hacer completo en el piso.

De esta manera, podrás lograr hacer tus flexiones completas si lo haces con constancia. Cuando llegue el momento en el que puedes hacer las 3 series de 10 flexiones, puedes aumentar las series o repeticiones para seguir con los resultados.

Mejora tu resistencia con las flexiones

Si quieres seguir mejorando tu resistencia al momento de hacer las flexiones puedes optar por hacer ejercicios desde el punto de inflexión. Para hacer esto debes seguir estos pasos:

Puedes escoger cualquiera de las dos opciones que mejor se adapte a tus capacidades físicas para empezar a ganar fuerza y resistencia.

Consejos al comenzar a hacer flexiones

¿Puedo saber si estoy haciendo bien las flexiones?

Si, puedes aprender a detectar cuando estás haciendo mal las flexiones con estos tips:

  1. Debes mirar un poco hacia adelante en el momento que haces la flexión, no hacia abajo. Muchas personas cometen este gran error.
  2. Tu barbilla es la que debe tocar el piso al hacer la flexión, no tu nariz.
  3. Cuando te eleves por completo, tus brazos tienen que estar derechos y tener la capacidad de soportar tu peso. No coloques los brazos en una posición muy abierta.
  4. Para hacer la flexión, debes bajar hasta que los codos se encuentren en un ángulo de 90 grados o menos. Esto, debe variar según tu condición física, tu flexibilidad y tu edad. Lo ideal es bajar hasta que tu pecho logre tocar el suelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *